Portal Home Page Provincial News Home Email this Page Printable Version RSS Feed

 
  Other Articles from THIS province
  News by Regions
and Provinces
Mexico Anglicano: Boletin Electronico
La Iglesia Anglicana De Mexico
(The Anglican Church Of Mexico)
 
Mensaje De Navidad Del Secretario General
Rev. Can. Habacuc Ramos Huerta
 
MEXICO 051213-1
13 de diciembre de 2005

[La Iglesia Anglicana De Mexico - Mexico] 


En estos tiempos, como en otros, nos preguntamos: ¿Qué será de la humanidad? ¿Acaso tenemos una visión mundial clara de nuestra misión en la tierra? ¿O será que la señal de los tiempos nos indica que estamos experimentando un deterioro como seres humanos? – La lista de preguntas puede extenderse y probablemente lo mejor será reflexionar desde una perspectiva que tenga que ver con la manera en que vemos el mundo en lo personal.

La estación de la Navidad debe servir para reflexionar acerca del regalo más grande que Dios nos ha dado: su hijo, el niño Jesús. Este es un regalo de valor inconmensurable. Jesús, el Mesías esperado llena de manera perfecta el vacío que existe en el mundo y que se manifiesta en una falta de comprensión de la idea de servicio, entre los que gobiernan. Al dar tu regalo de Navidad, piensa que estas dando un regalo que procede de Dios.

Faltan palabras para expresar lo que debería significar la Encarnación. –Ese es el meollo, que en nosotros encarne la palabra de Dios, que sea parte de nuestro ser y que nos transforme radicalmente en nuevas criaturas. Cuando ingresamos a esa dimensión de entendimiento logramos marcar una diferencia en nuestra vida como cristianos.

El deseo de Paz siempre está latente porque hay violencia intrafamiliar; porque hay quienes queriendo monopolizar a Dios cometen actos de violencia contra otros que “no son de su religión”; porque hay gobernantes que inducen a sus gobernados a conquistar por la fuerza y con las armas a otros pueblos cuya fragilidad los hace vulnerables. – Lo que deseamos, a pesar de todo es “la paz de Dios que excede a todo entendimiento” y en ello resuena la voz de Jesús que dijo: “Mi paz os dejo, mi paz os doy”.

Que esta Navidad sea otra oportunidad de renovar nuestras vidas y nuestra visión del mundo. Que el amor y la paz de Dios, manifestado en Jesús, la palabra hecha carne, habite en sus corazones y que la felicidad reine en sus hogares.

¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo 2006!

Rev. Can. Habacuc Ramos Huerta
Secretario General

Navidad, 2005