Mission - Commissions - IASCOME

Un Convenio Para la Commón en Misión

Spanish

La Comisión de Lambeth en el Reporte Windsor, «recomendó y urgió a los primados a considerar la adopción, por parte de la iglesias de la Comunión de un Convenio Anglicano Común que haría explícita y obligatoria  la lealtad y los lazos de afecto que rigen las relaciones entre las Iglesias de la Comunión»¹.

IASCOME ha considerado formas de impulsar los Imperativos de Misión en la Comunión siguiendo los procesos de Compañerismo en Misión y la Década de Evangelización. La idea de la  propuesta de un  Convenio para la Comunión en Misión ha surgido como algo  clave para la Comisión.  Creemos que un Convenio destaca los valores comunes de misión que podrían ser usados como base para examinar las relaciones entre iglesias, por su parte, los movimientos y redes de la Comunión podrían proveer un enfoque  significativo de unidad en misión para las iglesias de la Comunión.

En las Escrituras los Convenios ocupan un lugar central, ejemplos de esta centralidad se encuentran en el Antiguo Testamento, en la relación que Dios establece por medio de Alianzas con Noé, Abraham y con la gente de Israel.  Jeremías y Ezequiel anticipan  la realización de una nuevo Convenio  — en el que Dios dará a su pueblo un nuevo corazón y nueva vida y caminará con ellos, y ellos con Él.  En el Nuevo Testamento Jesús inaugura este nuevo Pacto. Este fue marcado por el partimiento de su cuerpo y el derramamiento de su sangre y es conmemorado en la celebración de la comida central cristiana que es la  Eucaristía.

En nuestras culturas un Convenio (Pacto/Alianza) es un acuerdo serio y de gran importancia.  En África los Convenios pueden hacerse para transferir propiedades; para poner fin a un conflicto; en relaciones familiares (ej. matrimonio); provisión de protección (ej. por una familia para la protección de las mujeres de otra familia); apoyo en tiempos de crisis.  El sello visible del Convenio puede tomar diversas formas – muy a menudo incluye la mezcla de un pequeño elemento de sangre de aquellos que entran en el Convenio y una comida para celebrar en la que las partes comen y beben juntos. La celebración de un Convenio incluye el coincidir  alrededor de un acuerdo, el establecimiento de confianza y relaciones donde antes hubo disputa y desacuerdo poniéndole fin de esta manera — es un nuevo comienzo. En el Occidente un Convenio es un acuerdo solemne en el que se entra y en el que se estampa la firma de las partes.

Recomendamos para su consideración por la ACC y para que sea puesto a prueba  por la Comunión los siguientes nueve puntos de Convenio.  Creemos que éste provee las bases para acuerdos entre las Iglesias Anglicanas en el nivel nacional — pero también para ser usado por parroquias/congregaciones locales, movimientos misioneros, redes, y diócesis en relación de compañerismo, etc. Creemos que el Convenio para la Comunión en Misión provee un enfoque  para unir la Comunión en una manera un tanto diferente a la concebida  por el Reporte Windsor.

El Convenio de forma deliberada es general en sus principios.  Provee un marco en el cual aquellos que entran en Convenio pueden identificar tareas específicas y aprendizajes que refieren a sus situaciones particulares.

El preámbulo a el Convenio nos recuerda que como Cristianos somos llamados a compartir en la misión de Dios en un mundo vasto, dando testimonio del reino de amor, justicia y gozo que Jesús inauguró.   Para los Anglicanos tal entendimiento de misión ha sido bien sintetizado en la Cinco Marcas de la Misión².  El preámbulo también reconoce que el mundo ha sido bendecido con la gracia de Dios y que  por el trabajo que  El hace a través de Jesús busca reconciliar sus divisiones y sanar sus heridas.

Los nueve puntos del Convenios son afirmados  por la Escritura y  los Sacramentos proveyendo el alimento, guía y fortaleza para el viaje que realizan juntos los hermanos y hermanas en relación de Convenio.

Un Convenio para la Comunión en Misión

Este Convenio representa nuestro llamado común a compartir en la misión sanadora y reconciliadora de Dios para nuestro bendecido, quebrantado  y lastimado mundo.

En nuestra relación como Anglicanos hermanas y hermanos en Cristo, creemos en la esperanza de la unidad que Dios trajo por medio de Jesús en el poder del Espíritu Santo.

Nutridos por la Escritura y Sacramentos nos comprometemos a:

  1. Reconocer a Jesús en el contexto y vida del otro
    Los nueve puntos comienzan con Jesucristo, la fuente e inspiración de nuestra fe, llama a aquellos entrando en convenio para la misión a mirar, reconocer, aprender de y regocijarse en, la presencia de Cristo actuando en las vidas y en las situaciones del otro.
  2. Apoyarnos mutuamente en nuestra participación en la misión de Dios
    El punto dos reconoce la necesidad de apoyo y animación mutuos en los esfuerzos para alcanzar el cumplimiento de nuestro llamado en la misión de Dios.
  3. Animar expresiones de nueva identidad en Cristo
    El punto tres pide a aquellos que entran en un Convenio alentarse mutuamente en el proceso de desarrollo de  nuevos entendimientos e identidades en Cristo.  El reto que muchos podrían enfrentar es tener que ver sus identidades primariamente como Cristianos y no como ciudadanos cuya primera lealtad es a una comunidad étnica, o nación estado.
  4. Encontrarse para compartir una meta común y explorar diferencias y desacuerdos
    El punto cuatro provee encuentros cara a cara en los que aspectos  de la vida espiritual y aprendizajes pueden ser compartidos y las dificultades pueden ser solucionadas.
  5. Tener la voluntad a cambiar en respuesta a la crítica y desafíos presentados por otros
    El punto cinco, reconoce que en la medida que surgen los retos será necesario introducir cambios como  resultado de la profundización de nuestra experiencia de discipulado cristiano tanto en la misión, como en nuestro encuentro con quienes estamos en Convenio.
  6. Celebrar nuestras fortalezas y llorar nuestros fracasos
    El punto seis hace un llamado a celebrar nuestros triunfos y a manifestar tristeza por nuestros fracasos.
  7. Compartir de forma equitativa los recursos que hemos recibidos de Dios
    El punto siete reconoce que existen recursos para compartir — no solo dinero y gente, sino también ideas, emociones, oraciones, desafíos y entusiasmos. Llama a compartir recursos de manera justa particularmente cuando uno que participa en el Convenio tiene más que el otro.
  8. Trabajar juntos por la sustentación  de la creación de Dios
    La preocupación de Dios por la vida — no sólo de gente sino también de todo el orden de lo creado — de este modo el punto ocho recoge las Cinco Marcas de la Misión que nos llaman a  «luchar por salvaguardar la integridad de la creación y sostener y renovar la vida de la tierra».
  9. Vivir en la promesa de la reconciliación de Dios para nosotros y para el mundo
    El último punto habla sobre la  esperanza futura  en la que  nuestra vida se desenvuelve, la esperanza de un universo reconciliado — en el que «la voluntad de Dios será hecha así en la tierra como en el cielo» y por la que Jesús nos enseñó a orar.

Hacemos este Convenio en la confianza  de nuestra mutua responsabilidad e interdependencia en el Cuerpo de Cristo.

La conclusión provee un fuerte llamado a que recordemos que como miembros del Cuerpo de Cristo no podemos caminar en el Convenio solos.  Nos necesitamos mutuamente, somos responsables y interdependientes uno del otro.

ISCOME propone que el ACC recomiende el Convenio para la Comunión en Misión a las Iglesias de la Comunión Anglicana para su estudio y acción y remita este a la próxima IASCOME para su evaluación y recepción en la Comunión Anglicana.  Además, IASCOME propone que la ACC promueva el Convenio para la Comunión en Misión a los cuerpos de la Comunión Anglicana requiriéndoles su continua consideración de convenios para la Comunión Anglicana tal como se recomendó por el Reporte de Windsor y el  «Communiqué » de la reunión de los Primados de fecha  Febrero 2005. Por tal motivo, IASCOME presenta para su adopción por el ACC-13 la siguiente resolución :

ACC RESOLUTION – Este Concilio Consultivo Anglicano:

  1. Recomienda el Convenio para la Comunión en Misión a las iglesias de la Comunión Anglicana para su estudio y aplicación como una visión de la fidelidad Anglicana a la misión de Dios;
  2. Ofrece  el Convenio para la Comunión en Misión a los cuerpos de la Comunión Anglicana  requiriéndoles su continua consideración de convenios para la Comunión Anglicana tal como lo recomienda el Reporte de Windsor y el «Communiqué » de la reunión de Primados de Febrero 2005;
  3. Somete el Convenio para la Comunión en Misión a la  consideración  de la próxima Comisión Permanente Inter-Anglicana sobre Misión y Evangelismo para que monitoree las respuestas y evalúe la efectividad del Convenio en Misión a lo largo y ancho de la Comunión Anglicana.